Las Preocupaciones

Febrero - Abril 2016

El breve lapso de 11 años, dos públicos y una mirada

Público local (El que prefiere mirar)

Te puede gustar o lo puedes odiar, pero Ezequiel Suárez es una institución en el arte cubano. Él en sí mismo primero, y a un mismo nivel, su obra. No sé si llegará al MOMA, o al Pompidou, y tampoco importa. No se puede obviar, no se puede desechar, no se puede silenciar.

Es como una caja negra que registra todo, y puede estar perdido (o en Jagüey), pero siempre se/lo encuentra. Como dijo recientemente Mundo “(…) si te interesa me llamas y te explico q tiene dentro nadamas te digo q lo tiras para la autopista y sales de la habana asta matansas sin quitarle la mano 50klom por ora y no se calienta y muy economico. (…)(1)”

Y luego están sus textos, adoquines de poesía a la cara de los ignorantes. Queda claro que nos sentimos identificados. Como diría el poeta, es una cuestión de actitud.

Lillebit Fadraga

La Habana, 2016

(1) MUNDO duran890602@yahoo.es

http://habana.porlalivre.com/classifieds/detail/38741f3b1e5c4c0b94aa130892a9ca93